15 junio, 2013

Templos de Angkor en Bicicleta


Templos de Angkor en Bicicleta

Desde hace un tiempo, estaba cansado de ir corriendo cuando viajo, y de intentar ver de cuantas mas cosas mejor. Y me llegó el momento de realizar mi primer “slow trip”. Nunca había pensado en visitar un país desplazándome en bicicleta.

Entrada a Angkor Thom

 

Al acabar un crucero de submarinismo en Thailandia por las Islas Similan, en vez de volver a Barcelona, cogí un avión de Bangkok a Siem Reap, Camboya, para conocer los templos de Angkor. La primera anécdota que me pasó fue que para entrar al país te has de hacer un visado y has de llevar una foto, y no la llevaba, me hicieron la foto al momento y me hicieron pagar una multa de 1$. Al salir del aeropuerto, cogí un tuk tuk y me fui para el hotel: la primera impresión del país fue magnífica porque el “tuk tuk driver” cogió la carretera que lleva a Siem Reap pasando por el majestuoso Angkor Wat, la joya de la corona de los templos.

Decidí visitar la zona en bicicleta para poder realizar un “Show Trip”: Ir en bicicleta consigue que todo discurra a un ritmo tranquilo, que te permite que te “empapes” del estilo de vida del área de Siem Reap. Detalles del tipo que la gente del lugar, que al verte en bicicleta, se ponen en paralelo a ti, son personas muy curiosas y amables, para ir charlando un rato mientras te acercas al templo que vas a visitar. Una de las ventajas de la zona es que es plana, no hay casi subidas, y las que hay son muy suaves.

Cogí un hotelito estilo colonial con pocas habitaciones y buen precio que estaba a las afueras de la ciudad, a escasa distancia de la entrada del área de templos. Y lo primero que hice al llegar a Siem Reap fue alquilar la bicicleta (máximo 2$ día), no os podéis imaginar que bicicleta me dieron!!!, y puedes alquilarla en el hotel o en el pueblo. Lo primero que hice fue situarme un poco en la ciudad y después me fui a comprar una entrada de una semana para poder entrar a Angkor World Heritage Area, si no tienes esta entrada no te permitirán entrar en el área de templos. Pero, porque una entrada de una semana? Si crees que ver todos los templos en 2 días es posible, tienes razón pero solo pasarás por los templos, no los vivirás.

El único pero que se podría encontrar a este medio de transporte es el calor, pero si crees que no vas a sudar por el hecho de no ir en bicicleta…. No tenéis que tener miedo por la comida ni la bebida porque en todos los templos tenemos chiringuitos donde encontramos un poco de todo. Os puedo asegurar que las bebidas están muy frías!!!!!!

Vistas desde chiringuito en Sra Rang

 

Como uno de mis hobbies es correr, un día me puse las zapatillas y me fui a correr por la zona de templos: craso error!!!! El calor que en bicicleta me parecía soportable, corriendo era insoportable: Lo mejor fue poder hacer los estiramientos en la piscina del hotel.

En muchas ocasiones, en los templos menos visitados o entre grupo y grupo de turistas, puedes disfrutar la sensación del silencio en soledad y, sobre todo, si te gusta dejar volar la imaginación, puedes pensar que estás viviendo una aventura al estar rodeado de templos increíbles en medio de la selva camboyana.

Otra de las ventajas de la bicicleta, es tu independencia, porque como vas a visitar algunos templos, como Angkor Wat o Bayon o Ta Prom, que están masificados por los turistas, que llegan a oleadas en autocares, puedes esperar tranquilamente en alguna zona interior del templo disfrutando de la sombra mientras el templo se vacía, o si lo prefieres, puedes esperar tomando una cerveza helada tranquilamente en el chiringuito de la entrada del templo.

Ta Prohm

 

Hay horas en las que algunos templos siempre estarán a reventar, como Angkor al amanecer o Phnom Bakheng al atardecer o Pre Rup al atardecer en medio de campos de arroz, porque las vistas son maravillosas y, por una vez hay y sin que sirva de precedente, hay que convivir con los cientos de turistas que nos encontraremos.

Angkor Wat al amanecer

 

Bayon

 

Al acabar el día, llegas al hotel y te relajas un rato en la piscina mientras se te va el calor de todo el día. Luego te acercas al centro de Siem Reap donde puedes disfrutar de un masaje en la infinidad de centros que hay pero os aconsejo ir al centro de masajes donde los masajistas son ciegos, tienen unas manos prodigiosas, antes de de ir a cenar el famoso fish amok, el plato típico de la zona, recomiendo los restaurantes Amok y khmer Kitchen Restaurant. Si tenéis miedo de que no hayan bares, restaurantes,… no os preocupéis porque hay un área de unas 4-6 manzanas repletas de servicios para los turistas.

La gran mayoría de los templos se encuentran en una misma área, cercana a Siem Reap pero después hay otros templos que están bastante alejados de la ciudad, unos 100km, como los templos de Beng Mealea, Banteai Srei y Kbal Spean, que no se puede ir en bicicleta pero si en tuk tuk, nada de coche!!!! Sobre todo Kbal Spean es espléndido porque no es un templo sino que son figuras excavadas en las rocas del lecho de un río, el río de los mil lingas, es impresionante!!! Y el color de Banteai Srei, y la maleza incontrolada del Beng Malea.

Kbal Spean

 

De camino a Kbal Spean, pasas por el Museo de las Minas Terrestres de Camboya, creado por Aki Ra. Si quieres conocer la reciente historia del país es conveniente visitarlo (la dictadura de Pol Pot fue responsable de la muerte de 1,7 millones de personas en poco mas de 4 años). Si lo visitas, comprenderás porque vas a ver tantas personas con miembros amputados.

Otra actividad muy interesante fue visitar el Museo Nacional de Angkor, su colección de arte jemer es impresionante.