26 octubre, 2015

Rwenzori, paisajes de otro mundo


Rwenzori, paisajes de otro mundo

¿Quien no ha oído hablar de las Montañas de la Luna? Desde la época de los Ptolomeos se ha hablado de estas montañas como si fueran las fuentes del Nilo. Estamos hablando del Rwenzori. En dialecto local, Rwenzori significa la “montaña de la lluvia”, y creo que no hace falta explicaros porque.

El Rwenzori son unas montañas especiales y allí nos fuimos un lejano 1992. Cada una de las etapas que hicimos fue diferente a la otra. Y, lo que mas nos chocó, fue encontrar un tipo de vegetación que no habíamos visto anteriormente como los Senecios y las Lobelias.



Ruwenpflanzen.jpg

Llegamos a la base del Rwenzori por la zona del Zaire (nombre del país durante la dictadura de Mobutu Sese Seko y actual República Democrática del Congo), después de pequeño un recorrido por la región de Goma y la visita a los gorilas de montaña en el área de Djomba, y nos alojamos en la hacienda de Patrick Ingels, un peculiar belga que vivía con sus 3 mujeres y una filosofía de vida muy especial por el hecho de vivir en esta conflictiva zona. Esta hacienda estaba rodeada de plataneros y cafetales, y formaba parte del pequeño pueblo de Mtwanga, de sólo 1 calle. En Maison Ingels, encontramos un grupo que había intentado subir el Rwenzori pero nos contaron que les había sido imposible por la lluvia, nuestras dudas aumentaron…. Por suerte, llevábamos un grupo de porteadores que nos llevaban parte del equipaje imprescindible para pasar los 6 días de travesía.

Zaire - Rwenzori 002

Salimos de Maison Ingels, y llegamos en coche hasta Kiandolire (1.700m), punto de comienzo del treking, en el que comenzamos a caminar y….sudar, sudar y sudar. La primera etapa la pasamos en medio de una exuberante y preciosa selva: temperaturas sofocantes con un 100% de humedad. Al final del día llegamos al Refugio de Kalonge (2.410m) después de un desnivel de 840m. Este día comprobamos que dentro del grupo había 3 subgrupos dependiendo del estado físico. Aún hay alguien que se quiere hacer unos tirantes con mi piel jeje.

¿La segunda etapa, empezamos a llegar a alturas mas importantes y salimos de la selva. Al final del día llegamos al efugio de Mahangu, a poco mas de 3.000m de altitud. Fue un día duro porque el terreno estaba húmedo y la subida era un suplicio. Caminar entre raíces y terreno húmedo es complicado. Mas que caminar parece que trepes por el camino.

Zaire - Rwenzori
Zaire - Rwenzori

La tercera etapa llegamos al refugio de Kiondo a 4.200m. Esta etapa fue la mas espectacular por los bosques de Senecios y lobelias (llegan a tener mas de 5m de altura!!!), lagos de distintos colores como el verde o el negro. Desde aquí subiríamos al Refugio de Mourraine (4.500m) donde harían noche los compañeros que al día siguiente subirían a Punta Margarita (5.109m), el pico mas alto del Rwenzori y tercero mas alto después del Kilimanjaro y del Monte Kenia. Al día siguiente, subimos al pico Wusuwamesu para ver como el resto del grupo afrontaba la subida a Punta Margarita por el glaciar que les llevaría al Plateau Stanley antes de llegar a la cima. Algunos de los integrantes del grupo se les empezaba a notar los efectos del mal de altura: deshidratación, dolor de cabeza, …. Desde este refugio pude contemplar y disfrutar uno de los mejores espectáculos que he visto: una tormenta eléctrica desde una altura superior, impresionante!

Rwenzori - Refugio Kiondo
Rwenzori - Vista de Punta Margarita desde Wusuwamesu

El grupo que subió a Punta Margarita lo consiguió pero pagaron un precio alto, solo agotamiento por suerte, pero que les duró el resto del viaje. Se quedaron sin agua, sin comida, y cuando llegaron al Refugio de Morraine, se lo encontraron lleno, pero en vez de quedarse a dormir, comenzaron a bajar. Llegaron agotados. Ahhh! se me olvidaba, al guía de montaña le dio un ataque de malaria en medio de la ascensión….Como no les esperábamos, nuestro refugio también estaba lleno pero nos amontonamos para caber todos.

Zaire - Rwenzori 013
Rwenzori Mountains

Desde Kiondo, bajamos a muy buen ritmo, y paramos a dormir en Kalonge, el primer refugio de la etapa de subida, donde descansamos a pierna suelta, y al día siguiente llegamos a Maison Ingels. Aún no se si lo mejor fueron las Primus, la cerveza del Zaire, que nos estaban esperando o la ducha que nos dimos después de 6 días sin ver el agua.



Zaire - Cerveza Primus
Zaire - Patick Ingels

Fuente de las fotos: Wikipedia, Jordi Canudas y Gerard Gandul

Rwenzori, mi primera aproximación a la gran montaña, una gran experiencia, un gran viaje y, sobre todo, unos impresionantes compañeros de viaje.


Artículos relacionados
Acacus, un desierto diferente
Acacus, un desierto diferente
28 octubre, 2015 - 0 comment
Djenné, la joya de barro
Djenné, la joya de barro
15 diciembre, 2014 - 0 comment
Mercados de Burkina
Mercados de Burkina
4 noviembre, 2014 - 0 comment
Victoria Falls
Victoria Falls
20 octubre, 2014 - 0 comment