12 junio, 2013

Visita de Manila


Visita de Manila

En el viaje de vuelta, ya que estabamos en tránsito, aprovechamos para conocer un poco la ciudad de Manila.

Nos hospedamos en el hotel Best Western La Corona. Recomiendo el hotel porque está muy céntrico: estás a 5 minutos andando del parque Rizal y a 15 de Intramuros. Se encuentra en una calle paralela a Roxas Boulevard, que podríamos decir que es el Paseo Marítimo. También está a 10 minutos de la zona roja de la ciudad. La zona está repleta de restaurantes y bares. Desplazarse por la ciudad es muy fácil gracias a los Jeepneys (ver la foto anterior). Estos populares autobuses circulan las 24 horas del día por toda la ciudad. Son antiguos jeeps militares pintados con vivos colores y decorados llamativamente. Este medio de transporte, caótico y arriesgado, resume parte de la esencia del país. Un viaje en un jeepney, aunque a menudo inseguro, es toda una experiencia que no hay dejar pasar si se visita la ciudad de Manila.

El primer día visitamos el Parque Rizal, donde decían que hay unos jardines chinos y japoneses preciosos, y un lago con un mapa de las Filipinas en el centro. Al final, el jardín japonés estaba cerrado por reformas, el jardín chino mejor pasar de el para no desilusionarte y podéis pasar del lago con el mapa del país. Luego nos fuimos a la zona de Intramuros, la ciudad antigua de Manila. Lo primero que te choca, es que bordeando las murallas se encuentra el campo de golf de la ciudad. Dentro de las murallas, se puede visitar la Iglesia de San Agustín, donde pudimos ver una boda filipina, la Catedral, que estaba cerrada por un reportaje de televisión, y la Ciudadela, donde aparte de las murallas y estancias coloniales, se puede visitar una exposición de José Rizal, lider de la independencia filipina.

Intramuros, Manila

Para comer nos acercamos a la zona de bahía, la calle sale frente al parque rizal, y entramos en el Harbour View. Es un restaurante básicamente de pescado. Comimos comida japonesa, gambas y calamares por 830 persos/persona (bebidas incluidas), menos de 15€. La terraza se encuentra en un dique por lo que las vistas están bien y la temperatura es buena.

Por la tarde nos acercamos a la zona del hotel para conocerla. Lo que mas me impactó es la convivencia entre los hoteles de 5 estrellas y las chabolas, el lujo y la miseria, el turismo y la prostitución, ….

Por la noche cenamos el Shawarma Snack Center, uno de los restaurantes árabes de la zona. Se come decentemente y se puede fumar en sisha! Nos salió por 10€ por persona

El segundo día nos fuimos al Hidden Valley, una zona de aguas termales a unas 2 horas en coche de Manila. Si estás cansado, es ideal para relajarte. Hay 3 tipos de piscinas: de aguas calientes, de burbujas y de aguas frías. Siguiendo el camino, llegas hasta las Hidden Waterfalls. Durante el viaje, lo que mas me chocó es la cantidad de pequeños puestos de venta de comida que hay en las calles de los pueblos, hay centenares de puestos uno detrás del otro.

Hidden Valley

 

Por la tarde, nos fuimos a hacer reflexoterapia. Una gozada, por 10€ te dan un masaje de una hora. Y por la noche fuimos a un restaurante filipino en Roxas Boulevard a la altura del hotel. No daré ni el nombre porque no merece la pena aunque si pasais lo veais a reventar.

Al día siguiente, cogí un tour por Isla Corregidor, una pequeña y estratégica isla en la bahía de Manila, y que fue el lugar desde donde partió de las Filipinas el general McArthur en la WWII. Mi impresión es que lo mas importante de la isla no lo enseñan: bunkers, tuneles, …. Dejando un tour descafeinado: diversos cañones, el memorial americano, el memorial filipino, un cementerio japonés y el tunel de Malinta.

Por cierto, como les gusta iluminar los edificios de distintos colores, es impresionante. La primera vez que lo ves te quedas pasmado.

El caos de la ciudad no lo vemos solamente en el tránsito, la aglomeración de edificios, … también lo vemos en las instalaciones eléctricas

Instalación eléctrica de Manila

 


Artículos relacionados
Templos de Angkor en Bicicleta
Templos de Angkor en Bicicleta
15 junio, 2013 - 0 comment