14 junio, 2013

Islas Palau, la meca del submarinismo


Islas Palau, la meca del submarinismo

Tenía las Islas Palau como una de las mecas del submarinismo pero me daba mucha pereza el viaje, demasiadas horas de avión (36h!!!) y muchas escalas en aeropuertos (Madrid, Dubai, Manila), pero os aseguro que ha valido la pena. Hasta este momento, el mejor viaje de submarinismo había sido un crucero en las Islas Maldivas, un auténtico paraíso, pero Palau simplemente me ha entusiasmado y casi deja a las Maldivas en una pecera grande.

Al iniciar el viaje, iba con dudas sobre si era mejor hacer un crucero o estar en tierra y acercarnos a las áreas de inmersión (AI) diariamente. Ahora no me caben dudas, es mejor estar en tierra e ir diariamente a las AI. Me baso en que no hay grandes distancias entre el centro de submarinismo y las AI (la máxima es de 1:30h), que es una gozada disfrutar de los paisajes, tanto del mar como de las islas, durante la travesía (uno de los atractivos de las islas) y, pudimos comprobar que los cruceros iban a las mismas AI que nosotros. Y al final, y creo que muy importante, al estar alojados en el centro de Koror, tenías la posibilidad de caminar un rato cada tarde mientras ibas descubriendo diferentes restaurantes donde cenar.

Islotes de Palau

 

Llegamos al hotel, casi a las 5 de la mañana, y la primera impresión fue mala, muy mala porque era un edificio feo, además el hotel estaba en un primer piso sin ascensor, no tenía comedor y teníamos que ir a desayunar cada día a otro hotel de la misma cadena…Y todo esto casi sin dormir en 48h. Pero esta impresión cambió cuando vimos que la terraza donde íbamos a desayunar tenía unas bellas vistas y que el hotel estaba en medio del pueblo lo que nos facilitaba la vida después de pasar el día en el barco. El hotel estaba a 5 minutos en coche del centro de submarinismo. Alguna tarde volvía al hotel corriendo pero el calor era sofocante y llegaba asfixiado.

Esa tarde nos acercamos al centro de submarinismo (Sam’s Tours) para hacer todos los trámites, conocer nuestra guía (Sheryl Mira), hacer la primera inmersión de toma de contacto, se hace desde el mismo club (inmersiones ilimitadas), y tomar una cervecita Red Rooster (la cerveza local, el resto es de importación) en el agradable Bottom Time Bar con vistas al mar. El Staff del centro es amable y siempre está a tu disposición para resolver las dudas que vayan surgiendo, pero acuérdate que estás en el Pacífico y la vida transcurre lentamente. Por la tarde, ya pudimos ver en las pizarras del centro, el barco y el guía que te nos habían asignado para el día siguiente. A nosotros nos tocó, la mayoría de los días, el barco Bull Shark y la guía Sherly, os la recomiendo porque da muy buenos briefings y, aparte, te deja bastante libertad a la hora de realizar la inmersión. Casi hicimos un grupo fijo de personas en el barco: una pareja suiza (estaban haciendo un viaje de 3 meses, que envidia!!!), un americano y nosotros 4, y, de vez en cuando, se añadía alguien al grupo. Una curiosidad que vimos cuando la tripulación tiene un rato de descanso es que se ponen a charlar mientras mascan nuez de betel que mezclan con polvos de lima, una vieja costumbre de estas islas.

Las inmersiones las encontrareis desglosadas en el artículo Inmersiones en Palau.

En un radio de 15-20 minutos andando desde el hotel teníamos todo lo necesario: restaurantes, bares, tiendas (nos fuimos sin clavijas para enchufe americano), …

La ciudad de Koror es pequeña, acordémonos que el país tiene 20.000 habitantes pero muy extensa porque las casas son bajas, es difícil ver casas de más de 1 planta. Es una ciudad sin stress, tiene un ritmo de vida tranquilo.

Del resto del país vimos un poco el último día porque es el día que tenemos que descansar antes de volar. Hicimos un tour por la isla de Babeldaob (en esta isla se encuentra el aeropuerto), esta isla se encuentra al norte de la isla de Koror, y se cruza a ella por un puente que las une. Vereis que hay tours por 150$ por persona pero os recomiendo que alquiléis un coche en el hotel (55$ por día, seguro incluido) y hagáis el tour por vuestra cuenta, gastareis 5 galones de gasolina. Es toda una experiencia conducir por la derecha pero con un coche con el volante a la derecha! Pasamos un día muy agradable. Dos de los puntos mas importantes a visitar son:

- Ngardmau Waterfalls, es un paseo, aunque para personas con poca movilidad hay un trenecito que llega hasta la cascada, y la cascada debe ser impresionante en época de lluvias. Por el camino, se puede apreciar la naturaleza de la isla, incluyendo un río donde te puedes dar un baño. También se puede apreciar las vías de tren construido por los japoneses en la WWII. Al final, llegas a la cascada, impresionante en temporada de lluvias. La entrada cuesta 30$. La duración del paseo es de unas 2 horas.

Ngardmau Waterfalls

 

Badrulchau Monoliths, monolitos de piedra que datan del siglo 2 D.C. Se encuentran en el extremo norte de la isla. Aunque solo sea por el paisaje ya merece la pena acercarse hasta este punto.

Badrulchau Monoliths

 

También pasamos por la ciudad donde se encuentra el parlamento. Al final, empezó a llover a cántaros y nos volvimos a Koror a comer, porque no encontramos ningún otro sitio donde hacerlo fuera de la capital. Y aquí se acabó mi mejor experiencia de submarinismo, nunca creí ver lo que pude llegar a ver.

Los restaurantes son, básicamente, de comida asiática donde predominan los japoneses, thailandeses, coreanos y un hindú, pero también puedes encontrar algún italiano. Y para cambiar de régimen, encontramos un restaurante americano donde tenían unos solomillos impresionantes. Aún me acuerdo del encargado que nos recibía al grito de: Hola amigos! y un día nos dijo: que bien habláis el italiano! Finalmente, nos movimos más por los restaurantes japoneses, sobre todo porque podíamos cenar el pescado fresco del día. Y mira que no me gustaban los japoneses pero al final me acostumbre y me acabaron gustando. Lo mas divertido fue comer todo con palillos, que destreza la de los colegas, aunque yo no les iba a la zaga.
Intentamos no repetir restaurante para cenar pero al final fue imposible, siempre hay alguno que te gusta mas y acabas repitiendo.
A continuación paso una lista de todos los restaurantes a los que fuimos con algunos comentarios:
Suriyothai – comida thailandesa. Sitio agradable, personal amable, buena comida y, sobre todo, bien de precio (12$ – 10€). Repetimos un segundo día que intentamos ir al restaurante Little Italy (muy recomendado) y lo encontramos cerrado.
US Choice Angus Steakhouse – Local ideal para comer carne (es unos de los restaurantes que repetimos). Las carnes son muy tiernas y las hacen al punto que pides! una de las cosas mas dificiles de conseguir en este mundo. El encargado nos recibía con un: Hola amigos! pensando que nos hablaba en italiano. El precio ronda los 45$ (35 €), el precio incluye una botella de vino de California.
The Taj – Comida hindú. Tiene una terraza muy agradable donde se puede comer o beber alguna cosa. Cuidado si pides picante. No es de los sitios que mas nos gustó.
Mog Mog – Comida japonesa (este sitio también repetimos). Personal muy amable. Puedes elegir el pescado fresco del día que tienen en una nevera de playa a la vista. El segundo día pedimos tempura de gambas, un pez loro fresco al vapor (muy suave) y centollos. De bebida tomamos cerveza Ashai, muy buena. El precio ronda los 45$ (35 €). Se encuentra enfrente del Hotel Desekel West Plaza
Rock Island Cafe – Típico café de carretera americano con cocina internacional. El personal no es muy amable. Está a 5 minutos andando en dirección a la Corte Suprema.
El último restaurante que fuimos, he perdido las notas con el nombre, es de cocina japonesa, y se encuentra al 100m del Hotel Desekel Plaza, cuando sales a mano izquierda. El personal es amable y tiene la particularidad que tiene reservados. Aquí probamos la cerveza Kirin. El precio ronda los 20$ (16 €)

 

En el siguiente mapa tenéis algunos de los lugares mas relevantes:


Mostra Palau en un mapa més gran


Artículos relacionados
Islas Palau, Inmersiones
Islas Palau, Inmersiones
13 junio, 2013 - 0 comment